Seleccionar página

Todas las personas morales y físicas están obligas a emitir un comprobante electrónico (CFDI) por los ingresos que generen de acuerdo con el artículo 29 y 29-A del código fiscal de la federación.
A partir del 1 de enero del 2018 entro en vigor la obligación de que la emisión de los CFDI debe ser con la versión 3.3, con los requisitos y especificaciones del anexo 20 de la Resolución Miscelánea Fiscal. Dicho anexo clasifica los CFDI de la siguiente forma:

INGRESOS:
– Enajenación de bienes
– Recibo de honorarios
– Nota de cargo
– Recibo de donativos
– Recibo de arrendamiento
– Recepción de anticipos

EGRESOS:
– Cancelación de anticipos
– Nota de devolución, descuentos y bonificaciones (Nota de crédito)

TRASLADO:
– Carta porte

NOMINA:
– Sueldos y salarios
– Asimilados a salarios

COMPROBANTE DE RECEPCIÓN DE PAGOS:
– Pagos en parcialidades o diferidos

RETENCIONES E INFORMACIÓN DE PAGO
– Retenciones de impuestos

 

Cuando no emitamos un CFDI estando obligados hacerlo puede generar multas a cargo del contribuyente o bien en su caso podemos tener problemas de “Deducción” en caso de no emitirlos o emitirlos sin las especificaciones que requiere la autoridad.